A lo largo de la historia del cine ya hemos podido disfrutar de historias dramáticas sobre personas con una inteligencia superior a la promedio, variando solamente en las características de origen y raza de los protagonistas en cuestión. En Un Don Excepcional toca el turno a una pequeña niña muy hábil para las matemáticas.

La historia va así. Frank Adler (Chris Evans), es un reparador de botes  y soltero que tiene bajo su cargo a su sobrina Mary (McKenna Grace), una niña de siete años que es toda una prodigio en matemáticas, a quien ha criado con la ayuda de su vecina Roberta (Octavia Spencer). Después de mucho tiempo decide inscribirla a la escuela pública, pero quizá sea un error, ya que cuando sus profesores ven su maravilloso talento, esto llama la atención de su distante abuela Evelyn (Lindsay Duncan) quien luchará por obtener la custodia legal de su nieta con la finalidad de “desarrollar” dichas habilidades.

Si bien la historia se centra en la confrontación del tío y la abuela, también podemos notar la relación entre esta familia y analizar el bonito mensaje que nos quiere dar la película. Y no tanto las habilidades tan extraordinarias de la niña, que en este caso es la que sobresale en el cast, por su talento natural y la simpatía que transmite en las escenas más cómicas y naturales de la cinta. El caso contrario de Evans que en ciertos momentos más dramáticos el esfuerzo que imprime es insuficiente para comprender el dolor de una posible separación con la sobrina, y nos deja pensando sobre sus limitaciones actorales.

En el pasado, el director Marc Webb nos trajo otra película que quedó muy grabada en la memoria de muchas personas: 500 Días con Ella; pero en esta ocasión solo ofrece una película simpática y con la intención de mover corazones, sin lograr completar su cometido del todo. Un Don Excepcional es una película convencional en el género que quiere dar mención sobre el valor de la familia y el amor incondicional de ciertas personas, pero al final sólo se puede convertir en una película predecible y que de cierta manera se puede sentir un poco manipuladora. Pero entre tanta película de superhéroes o desastre a veces es necesario mirar algo así solo para recordar ciertos valores en la vida.

Un Don Excepcional no será la mejor película del año, pero logra conmover si se le permite, hace reír al mostrar situaciones empáticas que le convierten en una historia agradable y mantienen el ritmo de la misma y quizá hasta haga llorar también si se le deja. Sin embargo, no deja de ser un refrito de un trama que ya hemos visto en muchas ocasiones y que puede llegar a cansar a cierto público, pero tal vez tenga lo suficiente para lograr conectar con la audiencia y ese podría ser su mayor logro, lograr conmover un poco aunque tu corazón sea de piedra.

Crítica de "Un Don Excepcional"
Positivo
  • Cast, en especial la niña
  • Drama bien intencionado
Negativo
  • Desenlace predecible
  • Trama ya vista
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0