Para que una película llegue a 8 entregas debe tener un ejercito de seguidores que respalden en taquilla estas secuelas. Ya han pasado 16 años desde que fue estrenada Fast And Furious, cinta que mostraba carreras de autos modificados con una trama policiaca, con el paso del tiempo la serie tuvo cambios hasta llegar a una octava parte en la que han dejado casi de lado las carreras clandestinas para ser una especie de agentes secretos. The fate of the Furious no solo es la octava cinta de la saga, sino que es la primera película después del inesperado deceso de Paul Walker.

The Fate of the Furious busca a toda costa ser fresca y diferente, introduciendo nuevos personajes y arcos argumentales dentro de la ya extensa historia. En esta ocasión estaremos presentes en la Luna de Miel de Dominic Toretto (Vin Diesel) en compañía de su amada Lety (Michelle Rodríguez) en La Habana, Cuba. Cuando este es interceptado por una misteriosa mujer que se hace llamar Cipher (Charlize Theron) y resulta ser la cabeza de una organización terrorista que busca controlar las armas más avanzadas para evitar catástrofes bélicas en el mundo. Con amenazas logra reclutar a Dominic para que termine poniéndose en contra de su familia, esto causara no solo la extrañeza de sus amigos, sino también de Hobbs (Dwayne Johnson), Mr. Nobody (Kurt Russell) quienes recurriran a Deckard Shaw (Jason Statham) para detenerlo.

La historia es tan confusa y enredada como disparatada, parece que los guionistas Chris Morgan y Gary Scott Thompson, decidieron por fin darle rienda suelta a un argumento que ya era inverosímil pero esta vez es ridículo, lamentablemente esto crea aún más huecos dentro de la historia. Lo se, muchos van a decir que el fuerte  The Fate of the Furious no es su trama si no los vehículos y las secuencias de acción, pero esto es algo que tampoco luce del todo en la cinta. Se nota que el Director  F. Gary Gray es un realizador de películas con carga más dramática y que las películas de acción no son su especialidad.

Las secuencias de velocidad y acción son si duda las de más baja calidad desde a segunda parte (donde en verdad eran muy malas). La adición de nuevos caras,  la genio de la computación Ramsey (Nathaniel Emmanuel) y Little Nobody (Scott Eastwood) no funcionan y nunca llegan a tener el peso necesario en el argumento, siendo meramente secundarios que llenan la pantalla. Otro punto negativo es sin duda los chistes que se incluyen, si bien, Roman (Tyrese Gibson) funciona como un comic relief pero esta ocasión algunos de sus chistes quisieron compartirlos entre los protagonistas pero no se sienten correctos, ver a Deckard Shaw siendo todo un Bad Ass y mientras acaba con un montón de escoltas va platicando y haciendo chistes no es precisamente lo que uno espera de este personaje.

The Fate of the Furious es el inicio de una nueva trilogía según informo recientemente Vin Diesel, lo cual es de preocuparse tras ver el resultado de esta producción, seguramente recuperara la inversión pero de eso a que resulte como un buen negocio, lo veo muy complicado. Sin duda The Fate Of the Furious no tiene la potencia necesaria como para augurarle un buen futuro a la serie.

 

Crítica de "The Fate of the Furious"
Lo Bueno
  • Carros
  • Don Omar regresa por 3 segundos
Lo Malo
  • Guión
  • Dirección
  • Secuencias de Acción
4Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0