En 1996 se lanzó Trainspotting, cinta que catapultó a la fama a su protagonista Ewan McGregor y a su director Danny Boyle, basada en la novela de Irvine Welsh, que narra la historia de un grupo de jóvenes adictos a la heroína de los barrios bajos de Edinburgo, cuya única preocupación es conseguir más dinero para continuar consumiendo. La película rápidamente alcanzó el status de culto debido a la censura que sufrió por mostrar fuertes imágenes sobre la drogadicción y promover el uso de estupefacientes. 21 años después llega Trainspotting 2, secuela que reúne al elenco original para revisar que ha sido de los personajes en 20 años.

Mark Renton (Ewan McGregor) ha vuelto a Edinburg solo para darse cuenta de que su madre a muerto y que las cosas no han ido muy bien para sus amigos, Spud (Ewen Bremner) sigue siendo un adicto cuya vida nunca despego y es poco más que un indigente al borde del abismo, Sick Boy (Jonny Lee Miller) tiene su propio negocio en los cuales involucra a personas en extraños placeres sexuales y luego de grabarlos, los chantajea. Al principio ninguno de los amigos esta contento con el regreso de Renton, después de la forma en la que huyó de ellos la última vez; todo se complicara cuando descubran que el volátil Begbie (Robert Carlyle) ha dejado atrás la cárcel y esta de vuelta en el vecindario.

Trainspotting 2 es un festín de nostalgia, que disfraza una historia desangelada, no cabe duda que el conocer que es lo que les ha acontecido a los personajes causa cierto interés y morbo, pero eso no se explota del todo, solamente vemos la superficie de como los ha tratado el tiempo y como a partir de la llegada de su viejo amigo avanzaran hacia un inevitable fin. Las escenas surreales que se volvieron icónicas son visitadas como si fueramos turistas y se alejan del intento de realizar nuevas, lo cual te da sensación de estar viendo Trainspotting sin serlo. Cada uno de los personajes son interpretados de gran manera por el elenco, en especial lo que hizo Carlyle con Begbie que sigue emanando esa sensación de incertidumbre e incomodidad cada vez que esta a cuadro, como cuando esperas que lo peor este por suceder. Los diálogos continúan siendo ácidos y llenos de humor negro los cuales en más de una ocasión van a arrebatarte una carcajada, pero no trascienden de ahí, lejos queda el dialogo de Choose Life, que retumbo en tu mente durante días y parece que no habrá nada que se le acerque.

Un punto muy importante en la primera película que la llevó al status que tiene es su gran soundtrack, con canciones de Iggy Pop, David Bowie, Primal Scream, algo que en esta continuación no sucede, el soundtrack es completamente olvidable y parece que es algo de lo que tienen conocimiento ya que a momentos decidieron meter remixes, los cuales son los que funcionan, irónicamente provocándome visitar nuevamente el original.

Trainspotting 2, no es mala, pero es un intento que se queda corto por emular el éxito de su antecesora, alejándose de la secuela directa literaria, Porno, para darle paso a un historia sobre añoranza y adopción de un oscuro pasado, huir no es la mejor opción nunca. Definitivamente pasaras un rato agradable pero que al salir de la sala te dejara un sentimiento de vacío, como si no estuvieras completo y esta sensación te va a perseguir por un buen rato.

Como nota adicional no te recomiendo visitar la cinta antecesora previo a ver esta secuela, ya que a pesar del tiempo, resentirás el nivel en cuanto a calidad argumental.

Crítica de "Trainspotting 2"
Lo Bueno
  • Actuaciones
  • Humor Negro
Lo Malo
  • Argumento
  • Soundtrack
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
7.8